martes, 31 de enero de 2023

HUELLAS en las series televisivas (2)

 

COLD CASE

Creada por Meredith Stiehm



    Como todo relato audiovisual, al comienzo o en algún momento de la primera secuencia hay que establecer el universo diegético en el cual se enmarca el relato. La serie “Cold Case” está más que obligada a citar con precisión, ya que si se trata de una detective que debe investigar crímenes no resueltos en el pasado, lo primero es contar al espectador cuándo ha sido el crimen. Y así comienza cada capítulo, con imágenes del pasado, convenientemente “mostrada” como rodaje cinematográfico con calidad amateur. Como si hubiese existido en ese momento un testigo con un celular de los antiguos. Pero no es así, solo establece una diferencia temporal. Sin embargo, es la primera marca o huella que se pacta con la audiencia. La segunda, tras los créditos iniciales, es establecer una razón o una casualidad, que muestre porqué debe volverse a investigar algo que ocurrió 10, 20 o 30 años antes. Incluso hay casos tan antiguos como uno ocurrido en 1939, mientras que la emisión de la serie es de la primera década del presente siglo XXI. Ver el pasado es establecer las primeras huellas estéticas y narrativas.

    En principio, las marcas audiovisuales que los autores suelen instalar para la comprensión de los distintos capítulos e incluso en diferentes temporadas, son de distinta calidad e importancia: huellas narrativas, huellas estéticas y huellas de estilo. “Cold Case” parece valerse de todas las huellas, y al mismo tiempo instala algo que lo hace original, la “necesidad” de la existencia de la huella. Sin los antecedentes o marcas no se puede comprender el relato y además acelera la comprensión de los diferentes argumentos. Cabe aclarar que cada episodio de “Cold Case” es una historia diferente, un crimen distinto, unitarios con diferentes involucrados.


    El episodio 15 de la primera temporada es, probablemente, el único donde las escenas del pasado son más frecuentes, con mucha acción, en cada relato de los testigos. El presente es poco y se remite a simples preguntas a visitas de testigos del crimen de un concursante en una discoteca de música disco. Cada respuesta es una vuelta al pasado, como es habitual en toda la serie, ahora con mayor magnitud e importancia. Además, con la presencia evidente de los vestuarios tan particulares del año 1978 en cada personaje, imitando a la película “Fiebre del sábado a la noche”. A tal punto es la importancia de la música, que sobre el final, con música de esa época, muestra una salida a una discoteca temática de la detective que investiga con el fiscal (primera salida de un prometedor romance que acentúa la tensión sexual no resuelta)*. El universo diegético de 1978 al 2003 es claro y muy visual.

    Muy interesante es el episodio 14 ambientado en 1958, convenientemente narrado el pasado en B&N, que en su correspondencia con los años de la Guerra Fría, termina criticando el accionar de USA con acciones gubernamentales de crueldad propia del nazismo, incluyendo lobotomía y tratamiento de electroshock en niños. La estética del color se acentúa en el episodio 13 cuando narra en sepia los acontecimientos de 1939.


    Una marca o huella significativa es el final de cada capítulo, cuando un relato audiovisual similar a un videoclip muestra como se conducen las detenciones, imágenes de los afectados y los policías archivando los expedientes ahora como resueltos y no abiertos como se los viera al comienzo de cada episodio.

    La norma general es el uso del flashback explicativo con imágenes del pasado, mezclados con el presente y superponiendo sonidos del pasado al presente. El espectador identifica inmediatamente ese pasado y la actualidad con las mezclas visuales, mientras la voz narrativa está en presente en la mayoría de los episodios. Aunque en algunos hay saltos más significativos. Esta forma es aceptada por ser una marca especial de esta serie.

    Sin lugar a dudas el rasgo más destacable y original es que lo visual de los personajes con sus saltos temporales requiere de la presencia en dos tiempos diferentes de cada uno de ellos o de los principales involucrados, incluso las víctimas y los responsables de cada crimen. En el presente, fugazmente aparece la versión del pasado y del presente, casi superpuestos, visión que solo el espectador ve por su narrativa pero que sutilmente indica la imaginación de los detectives. En este rasgo fugaz se descubre la importancia del casting, donde los actores son muy parecidos. En algunos casos, cuando la distancia es corta, diez años o un poco más, son los mismos actores con el mérito del maquillaje, pero cuando hay mayor distancia son actores y actrices diferentes pero casi iguales. Este rasgo de correspondencia, similitud y sutil y fugaz presencia, es sin duda la huella más relevante de toda la serie y con gran originalidad.





Cold Case

Títulos de distribución: Caso abierto, Caso cerrado

Años: 2003 a 2010

País: USA

Temporadas: 7

Capítulos: 156

Creado por: Meredith Stiehm

Productores ejecutivos: Meredith Stiehm, Shaun Cassidy, Jerry Bruckheimer Protagonista principal: Kathryn Morris

Distribución actual: Amazon PrimeVideo

Emisión principal: CBS


* Caminos, A. (2017). Tácticas de guionistas y estrategias de narradores audiovisuales. Ed. Brujas. Córdoba. Argentina


sábado, 14 de enero de 2023

HUELLAS en las series televisivas (1)


LA DAMA DE LOS MUERTOS (Totenfrau)


    Escribir, filmar o grabar, preparar y poner en el set, editar y terminar un proyecto destinado a la televisión requiere, como premisa fundamental, una característica especial: fijar huellas narrativas imprescindibles para que cada capítulo o episodio sea comprendido como la parte de una totalidad. Cada entrega es una fracción de tiempo de la serie en su totalidad. Las huellas son marcas que el equipo de producción y preparación va a imprimir en el producto para que sea entendido como una sección narrativa. La huella, entonces, es la marca narrativa que distingue tanto el episodio como la temporada; es la marca que puede dar originalidad y mostrar diferencia con respecto al amplio panorama de obras que buscan espectadores en los canales de aire, del cable y en el streaming.

    La competencia implica que tantos productos están buscando convencer, atrapar y entregarse al espectador. Éste busca y encuentra, o no, y se queda cautivo si hay huellas audiovisuales que distingan una de otra. Al mismo tiempo, esas huellas son las marcas, los ejemplos y los estilos de narradores audiovisuales, creadores y autores. Es el fuego, es la llama de la narración.



    La serie austríaca “La dama de los muertos” (Totenfrau) entrega una mezcla de thriller, policial, drama y acción, la cual en tono realista busca informar y resolver la intriga sobre un accidente que podría ser un asesinato. Todo enmarcado en las montañas nevadas de Austria y sus carreteras. El personaje principal, la esposa del policía accidentado, se dedica a preparar cadáveres para su correspondiente velatorio; incluso el de su propio marido. En cada capítulo introduce un rasgo sobresaliente: mientras realiza la práctica de preparación de los cadáveres, dialoga con cada uno de ellos. Conversaciones breves, de pocas palabras, tendientes a marcar una comprensión sobre los temas que a ella le preocupan. Irreal, muy irreal, pero aceptable.

    No significa un cambio de género, ni siquiera un rasgo de fantasía. Es aceptable dentro de la serie y de la narrativa que lleva a cabo. No hay, en la serie, otro elemento del mismo tenor, con el mismo nivel de irrealidad. Tampoco debe comprenderse como locura del personaje ni que responden a sus propios sentimientos; o sí, porque la irrealidad requiere de una interpretación diferente. No hay diálogos de este tipo salvo que los muertos estén en la camilla a punto de ser preparados para su final. Tampoco es la primera vez que se ve algo similar en el cine y la televisión; “apariciones” de esta modalidad hay siempre y en muchas obras: lo nuevo es la constancia de la situación, la mesa de trabajo de la dama con los muertos, única situación y que se acepta en cada capítulo como modalidad, originalidad y de rasgo distintivo. Es una huella audiovisual.









La dama de los muertos

Título original: Totenfrau

Año: 2022

País: Austria

6 capítulos de 45 minutos

Creadores y guionistas: Wolfgang Mueller, Barbara Stepansky, Nicolai Rohde y Benito Mueller

Basado en la novela de Bernhard Aichner

Protagonista principal: Anna Maria Mühe

Producción: Barry Films y Mona Film

Distribución: Netflix



miércoles, 25 de marzo de 2015

Las mil muertes del fiscal (6)

Puzzle narrativo: Se puede leer en cualquier orden.

Capítulo 6: Pánico


El fiscal no respondió, miró el techo y guardo un largo silencio. El psicólogo lo dejo pensar por un largo y tedioso momento. Hasta que le repitió la pregunta: “¿Dejar la terapia cuando se siente acosado y con pánico?”
El fiscal volvió a relatar el encuentro con los familiares de las víctimas del atentado al tren, y de cómo repetía frases sin sentido y de cómo ellos le preguntaron si se sentía mal. El fiscal se había sincerado y les había comentado sus temores, su pánico, sus miedos. Tanta sinceridad lo convertía en vulnerable, ahora estaba a merced de los abogados que podían desplazarlo de la causa. Y eso lo aterraba.
El psicólogo lo entendió y le prometió redoblar las sesiones pero el fiscal fue más allá, dijo que dejaría de venir, había encontrado un descanso en salir a divertirse, con amigas y amigos, viajes y vida libre de todo. Insistió, era la mejor manera de distraerse de las preocupaciones y olvidar los ataques de pánico. “No se olvidarán”, le dijo el psicólogo, y comenzó a explicarle que en el momento menos esperado volverían a salir y, obviamente, las consecuencias eran imprevistas.

Cumplió la promesa, el fiscal nunca volvió al psicólogo a pesar de que los temores volvían a visitarlo con frecuencia.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Las mil muertes del fiscal (2)

Puzzle narrativo: Se puede leer en cualquier orden.

Capítulo 2: El sueño


 El fiscal se movió en la cama como buscando un lugar donde hubiese sueño para conciliar. Llevaba horas, imposible contarlas, sin poder cerrar la mente. Cerraba los ojos pero su mente permanecía abierta. Se sentó en la cama, miró alrededor pero no veía nada. Encendió la luz del velador y se concentró en el espejo. Su propio rostro parecía el de un extraño; el del reflejo era otro fiscal, cansado, desorientado, y al mismo tiempo parecía interpelarlo. Le preguntaba por la verdad.
Se levantó y miró por la ventana, a lo lejos las distintas luces dibujaban las calles y los edificios. Tuvo la sensación de que eran luces de un lugar muy lejano. Se concentró en la torre del frente. Siempre le había llamado la atención una ventana que sería del mismo piso, la misma altura y que siempre se prendía cuando él estaba despierto, cualquiera sea la hora de la noche. Esperó, esperó y la luz se encendió. El fiscal comenzó a contar los segundos, a la cuenta de sesenta se apagaría.
Efectivamente, cuando llegó a ciento diez, casi los dos minutos, la luz se apagó. Con una diferencia, a los pocos segundos (ya no estaba contando) volvió a encenderse y al poco rato se apagó. Eso lo preocupó. Se acercó al velador para apagarlo y se quedó mirando por la ventana. La luz del edificio del frente no volvió a encenderse. Se prometió ser más cuidadoso y tratar de averiguar algo durante la mañana. Simple coincidencia o había alguna relación. Llevaba dos años con esa duda y nunca pasó nada, por eso le pareció coincidencia.
Por la mañana se olvidaría totalmente del asunto, la exposición que estaba preparando necesita de toda su atención.


miércoles, 11 de marzo de 2015

Las mil muertes del fiscal (1)

Puzzle narrativo: Se puede leer en cualquier orden.

Capítulo 1: La última visita



 El fiscal se cansó de mirar los mismos papeles sin encontrar una salida. Buscó el espejo de la sala para descubrir ojeras en su rostro pero desde allí, sentado, se veía incompleto. Se paro y se acercó. Encontró lo que buscaba: ojeras. Suficiente señal para un té, una gaseosa o simplemente mirar por la ventana y distraer la mirada. Pensar en algo distinto a su preocupación era imposible. Caminó lentamente en dirección a la cocina. Tan lentamente que se descubrió haciendo algo que hace mucho no hacía: mirar de reojo buscando el entorno. En ese movimiento miró hacia las distintas puertas del departamento, parecía controlar cada centímetro del lugar. Se preguntó en qué momento había abierto la puerta de la habitación de su hija mayor, ahora entreabierta. Pocas veces se aventuraba en los secretos del dormitorio de una adolescente. Sin embargo, estaba sin cerrar del todo. Era extraño pero no imposible. Se acercó para cerrarla, como tratando que su trabajo agobiante no se mezclara con la juventud. Su hija no estaba en el país pero lo mismo era un espacio para preservar. Cuando llegó a la puerta sintió la presencia. Mezclando dudas y curiosidad abrió y se quedó inmovilizado, sin poder reaccionar. Allí, sentado en la cama y recortado sobre la luz de la ventana, estaba el visitante. Conocido pero inesperado.
--¿Qué hacés acá?--, le largó sin poder ver los gestos del visitante. --¿Cómo entraste?
Lo que siguió fue una conversación a media lengua entre la jactancia y los nervios, la intriga y la soberbia. No hubo manera que el visitante le diera una explicación, se limitaba a recordarle que otra vez había estado allí, que tenía muchas maneras de entrar a ese y otros departamentos, que no había puerta que se le resistiera. El fiscal tartamudeaba, no era un día especial para sorpresas. El visitante se limitó a decirle que estaba allí para ayudarle.


martes, 10 de marzo de 2015

Las mil muertes del fiscal (3)

Puzzle narrativo: Se puede leer en cualquier orden.

Capítulo 3: Cambio de aeropuerto


 El fiscal se movió feliz por el centro de Londres. En realidad, era una manera de disimular un problema que lo desvelaba. Unos papeles de su trabajo que tenía que completar y a los cuales volvía a menudo por la noche, encendiendo la netbook en el silencio de la habitación del hotel. Una suite de dos habitaciones; en la del lado dormía su hija, en viaje de cumpleaños por el invierno europeo.

Ahora estaba caminando por el centro y los pensamientos lo asaltaban mientras su hija se detenía en cada escaparate. Cada vez que lo llamaba para comentarle algo y mostrarle alguna novedad, el fiscal se mostraba atento pero sus pensamientos volaban. Buscaron un bar, ya habían caminado mucho. Después del capricho turístico, de ambos, de mirar desde el Westminster Bridge el Parlamento y el Big Ben, correspondía foto y selfie con el fondo del London Eye. Finalizado el deseo volvieron sobre sus pasos y doblaron por Belvedere Road.
Al llegar a Forum Magnun Square encontraron el lugar adecuado. Al fiscal le pareció hasta simpático sus pensamientos sobre algo relacionado con Magnum; primero pensó en magnicidio y luego recordó que era un modelo de revolver. En esa esquina el bar tenía mesas afuera. Se sentaron a la espera del camarero. La hija leía el menú y lo que no entendía del inglés se lo preguntaba. El fiscal se relajó y decidió conversar con ella, a fin de cuentas era un viaje de regalo. Hablaron palabras sueltas como inventando frases de un inglés extraño, un poco colegial, de palabras solitarias y a veces mezcladas con un lunfardo londinense inventado. Se reían. El fiscal decidió hacer una pausa en sus preocupaciones.
En eso estaba cuando alguien se acercó, se inclinó casi hasta su oído y en perfecto castellano con acento porteño le dijo “Volvé urgente, te necesitamos”. El fiscal quedó sorprendido, hasta le dio miedo darse vuelta y reconocer al mensajero. La hija escuchó pero no comprendió, solo atinó a preguntar “¿Papá, lo conocés?”

El fiscal caminaba apresurado por la T4 de Barajas, el aeropuerto de Madrid, capital de España. Le seguía su hija unos pocos metros más atrás, entre cansada y obediente. El fiscal cambiaba la cara con frecuencia, cuando se concentraba en buscar un negocio de venta de móviles se veía atento y cuando recordaba la frase que le dijeron en Londres se preocupaba. A cada instante se decía a sí mismo que había escuchado mal, que nadie lo podría haber seguido, que ninguno del entorno sabía que estaba allí, que era imposible que haya escuchado algo, que seguramente era una traición del inconsciente. Lo mejor era convencerse de no haber oído lo que oyó y se lamentaba de no haberse dado vuelta en esa oportunidad. Sería mejor tranquilarse.
En el negocio de teléfonos móviles no quiso saber las diversas opciones de planes según cada modelo: con o sin dispositivo, con o sin internet, etc. Quería un móvil activado de inmediato. Igual la empleada se esforzaba en explicarle. Tuvo que decirle claramente que no deseaba saber más, un móvil para hablar activado y listo. Salió con la caja, se dirigió a la sala VIP, allí buscó una mesa para viajeros y lo probó. Recibía bien las llamadas desde su aparato celular.
Intenta tenerlo siempre cargado, busca donde enchufarlo, de última en el baño. Yo te llamaré cada 15 minutos hasta que salga el avión. Ahora apunta mi número y el de tu madre”, le dijo a los ojos atentos de la hija, más preocupada por el color que lo que le estaba diciendo.
Le largó una frase detrás de otra sin que la hija pudiese decir un sí o un no. Sólo atinó a preguntarle si podría comprar una funda de color. El fiscal le dijo que sí pero le pidió que más adelante, que por el momento sería mejor que no saliera de la sala VIP.

En ese momento sonó la música de su celular, miró la pantalla y decía “desconocido”. Prefirió no atenderlo y sonando lo guardó en el bolsillo. No se imaginaba quién llamaba pero tampoco quería saberlo.